Basculantes


Las puertas basculantes se componen de un solo plano, generalmente de chapa simple, que bascula sobre un eje horizontal sujeto a sus guías laterales mediante roldanas deslizantes, a lo largo de guías laterales, que suben o bajan suspendidas de cables de acero laterales sujetos a un sistema de poleas para la compensación del peso de la puerta. Esta compensación de la puerta se consigue bien mediante muelles (basculante de muelles) o mediante contrapesos (basculante de contrapesos). Este tipo de puertas automáticas garaje ocupa un espacio interior y otro exterior quedando finalmente suspendida en la parte superior del marco repartiendo mitad de la puerta fuera y dentro del mismo.